miércoles, 15 de noviembre de 2017

¿Porqué Sebastían Piñera ganará las elecciones?


¿Porqué Sebastián Piñera ganará las elecciones? (fuente: Gamba.cl)




¿Porqué Sebastián Piñera ganará las elecciones? No es mi candidato y me encuentro en las antípodas de sus posturas y discursos, pero tal  cómo le contesté ayer a un amigo, el hecho que probablemente gane Piñera el 19 de noviembre (o su posterior estiramiento para diciembre) es porque la derecha tuvo éxito, a través de la mass media y del discurso cotidiano, vender la idea de que el progreso es un acto individual y no colectivo. Le plantearon a la sociedad chilena pospinochetista la idea eje de que el mall (shopping/centro comercial) es el espacio social de interacción por excelencia, donde con ser consumidor se era  un sujeto socialmente reconocido. El poder consumir le da a ese sujeto la posibilidad de ser actor individual, borrando la lógica liberal del ser ciudadano. Este nuevo ser producto de décadas de neoliberalismo no entiende (o no tiene en su formación cultural) la idea del  ciudadano y que por ende se es parte de un proyecto colectivo de sociedad, lo que va más allá de la Teletón y la selección, fenómenos donde se reduce lo colectivo en el Chile actual.

 El votante que votará a Piñera es el que la Concertación-Nueva Mayoría dejó de lado de facto a lo largo de las más de dos décadas que gobernó, fue el mismo que desincentivó la participación en los movimientos sociales, los que fueron desarticulados en el 1er gobierno oficialista (ese del lejano 1990). Esa misma coalición es la  que dejó cautivo a la sociedad chilena con la institucionalidad cotidiana heredada de la dictadura como son las  AFP,  las Universidades estatales de paga, el sistema estatal de salud mixto a través de Fonasa (las isapres y la red Christus de la PUC son meramente el lucro oficializado) entre otros aspectos de la vida cotidiana. Pasaron décadas sin modificar seriamente esta herencia, ya sea por incapacidad/contubernio/insensibilidad de la clase política. Recién a más de 25 años del retorno a la democracia, algo empezó a cambiar en el segundo gobierno de Michelle Bachelet, pero muy lentamente. Las clases políticas de centro, ya que de izquierda no tienen nada y los que tienen esa caratula son  pantomimas o burdas caricaturas, no se dieron cuenta o no quisieron ver que Chile cambió en estos años, que el votante no se identifica con  metarelatos ideológicos complejos y con militancia en partidos políticos, los cuales ve como encerrados en sus propios intereses y proyectos a espaldas de la sociedad. 

La consecuencia visible de lo anterior, más allá del crecimiento económico macro (el cual es real e innegable, pero no se ha distribuido como corresponde, cuestionando de manera real la ideal neoliberal del chorreo),  ha significado que millones de chilenos vivan como puedan, es decir que teniendo techo, trabajo y algo más ya están hechos. La sociedad chilena asumió la precarización como estilo de vida y se acostumbró a eso. Puede que vivan en un síndrome de Estocolmo, es decir, son  rehenes de un modelo que los aprieta pero a la vez conformados por el hecho de poder consumir para reconocerse como sujetos. Como puede verse, están dadas las condiciones para que Sebastián Piñera gane las elecciones y vuelva de nuevo al poder.

jueves, 19 de octubre de 2017

¿Quién asesinó a Santiago Maldonado? -actualizado-

Última foto con vida de Santiago Maldonado (fuente: cronica.com.ar)




Apareció Santiago Maldonado. No estaba en Chile como decía la diputada Lilita Carrió o los trolls que pueblan esa cloaca de redes sociales que es Twitter ni tampoco en Salta o en Gualegauychú donde "todos se parecen a el" según consignaban notas en TN en su momento. Todo lo contrario, apareció muerto muy cerca donde desapareció.  Al parecer todo indica que Santiago Maldonado fue asesinado. El cuerpo que fue encontrado bajo extrañas circunstancias en el río Chubut, cerca del lugar donde desapareció, el cual fue anteriormente revisado y rastrillado 3 veces  por la Policía Federal y casualmente tras el cambio de juez (de Otranto a Lleral) el cuerpo aparece enredado entre ramas  y en muy buen estado de conservación pese a pasar más de 78 días de estar desaparecido ¿raro no? Sin duda, no fue conservado como está el cadáver criogenado de Walt Disney tal como dijo la inefable candidata/diputada Carrió sino que queda la sospecha de que fuera sembrado el cuerpo y que haya muerto o sido asesinado en otro lado, pero eso debe ser esclarecido por la justicia, esa instancia que está al debe permanentemente en la Argentina ( atentado de la Amia, asesinato del fiscal Nisman, Julio Chávez y otros miles de casos).

¿Que queda? simplemente algo que es tan sencillo pero que parece por momentos  una tarea de titanes: Saber la verdad de cómo murió Santiago Maldonado y quienes lo mataron. Si fueron agentes del estado (gendarmería o servicios de inteligencia del estado) que estos caigan en prisión, con el debido proceso y que asuman sus responsabilidades. Sin duda, los responsables jerárquicos de los supuestos asesinos, tales como la Ministro Bullrich o los Jefes superiores de Gendarmería, al menos tendrían que renunciar dado que si se demuestra que los involucrados en la represión del 1 de agosto de 2017  fueron los que asesinaron a Maldonado "por su cuenta" deberían caer por incapaces de mantener la cadena de mando. Pero si se confirma que Santiago Maldonado fue ejecutado posteriormente, esto es algo bastante más macabro que debe ser esclarecido de manera rápida y creíble por el gobierno de Mauricio Macri, ya que no es sólo Santiago Maldonado sino que la posibilidad de pensar diferente en la Argentina está en riesgo y es grave.

Lo último: la autopsia realizada al cuerpo de Santiago Maldonado revela que no presenta golpes, heridas ni rasguños lo que hace que uno se pregunte ¿que mierda pasó realmente con Santiago Maldonado? ¿se tropezó huyendo de la Gendarmería? ¿Lo empujaron al río y se ahogó? ¿se cayó solo? Todo demasiado raro, lo cual no extraña para nada en un país como Argentina.

viernes, 13 de octubre de 2017

Chile Eliminado: fútbol o relatos con verdad postergada

Chile Eliminado (fuente: Deportivo La Tercera)



Por fin terminó esa larga tortura que son las eliminatorias sudamericanas. Más allá que la selección de mi país natal (Chile) para regocijo de bolivianos, uruguayos y argentinos quedara eliminada de la próxima copa mundial Rusia 2018, creo que es el momento de pensar que significa este relato que se creó desde el 2008 hasta la fecha en el fútbol chileno. Estos diez años fueron marcados por la presencia de Marcelo Bielsa quien más allá de su retiro dejó una larga estela e influencia que no supo usar Claudio Borghi pero si la aprovecharon Jorge Sampaoli y Juan Antonio Pizzi tanto en las eliminatorias y Mundial de Brasil de 2014 y la copa América de 2015 como la Centenario en el 2016. Los resultados nos hicieron creer que teníamos una legión invencible de futbolistas, la mal llamada Generación Dorada (mote para variar copiado de los basquetbolistas argentinos) más allá que en las copas mundiales de 2010 y 2014 quedábamos eliminados en octavos de final en los mundiales y las dos finales de las Copas América (2015 y 2016) se definieron a penales. Es cierto que era una etapa inaudita en la historia del fútbol chileno, el cual como de los que nacimos en los años 70 solo teníamos una cosa clara: eramos unos parias deportiva y conductualmente: el fiasco de España 1982 y el ardid del Cóndor Rojas en 1989 que condenó a casi 2 generaciones de futbolistas a perderse las eliminatorias.

Mundial 2010 (La Cuarta Cibernética)
Tras una  vuelta a los mundiales en Francia 1998 (clasificación por diferencia de goles frente a Perú....paradojalmente), las cosas en el nuevo siglo para el fútbol chileno  volvieron a algo parecido a lo que estábamos acostumbrados en los 80: fracasos junto con directores técnicos cual de todos más mediocres (Juvenal Olmos, Cesar Vaccia, Jorge Garcés, Pedro García) hasta que la sub 20 en el Mundial de Canadá de 2007 nos mostraba que había una generación de futbolistas algo más que pichangueros y con sangre en las venas:  Alexis Sánchez, Arturo Vidal y Gary Medel entre otros. Más allá de que hayan sido descubiertos por José Sulantay, quien los supo aprovechar por primera vez a este grupo de futbolistas fue Marcelo Bielsa, un outsider en el fútbol argentino, quien generó una revolución en el fútbol chileno tal que los hizo convertir a una manga de pusilamines en tipos que dejaban todo en la cancha, en una versión posmoderna del futbol total, es decir un menottismo a la chilena.

Todo lo demás ya es historia conocida, pero como todo ciclo histórico este llegó a su fin. Detrás de estos tipos se creo todo un relato posmoderno, una nueva narrativa futbolera donde se nos hizo creer que el fútbol chileno estaba destinado a cosas mayores, pero que en el fondo era una gran mentira ¿Porqué? Lo que sucedía en la selección chilena no se traducía ni en la calidad del campeonato local (mal llamado liga) ni mucho menos en los torneos de clubes a nivel sudamericano en los cuales los equipos chilenos quedan eliminados en las primeras rondas. En otras palabras, este relato era insostenible en el tiempo dado que no había recambio en la selección en el corto, mediano o largo plazo, como una clara consecuencia de que el fútbol profesional chileno se convirtió en Sociedades Anónimas...sólo les importó vender sin apostar a tener semilleros (base del éxito argentino, uruguayo o brasileño) ni tener campeonatos competitivos sino que todo lo contrario, equipos con paquetes y futbolistas de dudosa calidad y rendimiento.

Podemos echarle la culpa a las borracheras del plantel o las visitas al casino de Vidal, pero el problema no pasa por lo que diga la mujer de Claudio Bravo, no es de coyuntura sino de contexto estructural: el fútbol chileno tal como está hoy en día es insostenible como entidad competitiva. Ahora que quedamos eliminados de Rusia nos encontramos con el real problema: NO hay recambio y ahí no hay relato que resista.